San Antón, Alcalde Honorario y Perpetuo

 

El día 17 de Agosto del año 2007 fue una fecha que pasó a la historia en el pueblo de Arquillos. Al fin, después de mucho tiempo de insistencia y buen hacer, la imagen de nuestro venerado San Antón fue nombrado con el título Honorífico de "Alcalde Honorario y Perpetuo de Arquillos". Desde los años 40 y 50, la mayoría de las imágenes de patronos de los distintos pueblos y ciudades de nuestra diócesis de Jaén han venido siendo condecoradas con este título. El hecho de nombrar a nuesto Patrón como alcalde Honorario y Perpetuo del pueblo de Arquillos simboliza la gran devoción que le profesamos desde los inicios de nuestra historia, además de tenerlo como el intercesor predilecto en todas nuestras vidas.

      La estrecha colaboración entre el Exmo. Ayuntamiento de Arquillos y la Parroquia hicieron posible que la imposición del bastón de mando a San Antón fuera un acontecimiento jamás visto en el pueblo en los últimos años.

Fueron muchos días de intensos preparativos donde los teléfonos no pararon de sonar. El alcalde, el párroco, los concejales, los trabajadores del Ayuntamiento, las colaboradoreas de la Parroquia y tantos amigos que se unieron para que la ceremonia fuera perfecta.

El resultado fue un precioso atardecer veraniego en la Plaza de la Iglesia. En el salón de plenos del Ayuntamiento se precedió a la lectura del acta del Pleno mediante el cual se aprobaba por una nimidad la concesión del título a la venerada imagen. Después la corporación se dirigió a la puerta de la parroquia donde se había instalado el majestuoso altar para la celebración de la Eucaristía. En la misa, concelebrada por varios sacerdotes, el Sr. Alcalde Don Serafín Merino Pérez procedía a la imposición del bastón de mando. Tras ésta, todo el pueblo de Arquillos vitoreaba al Patrón mientras comenzaba su recorrido en procesión

     Después de una infinidad de "vivas y bailes" al son de nuestro pasodoble más popular, San Antón regresaba a su Iglesia y dio comienzo la verbena. Fue entonces cuando los recuerdos de los más mayores se hacían nostalgia recordando aquellos años de casetas y bailes en lo que siempre ha sido la plaza del pueblo.